La investigación impulsada por los crecientes problemas de gobierno corporativo ha encontrado que la información transmitida por los directores ejecutivos corporativos se clasificó como la más baja en credibilidad, mucho menos que la de colegas, amigos y familiares. Se encontró que los académicos obtuvieron una calificación mucho más alta en credibilidad de la información que los directores ejecutivos.