He sido un pintor chino formado desde mi adolescencia, y cada vez más, en mi humilde opinión, existe cierta resonancia entre la pintura china y los campos de la marca y el marketing. ¿Cómo?

Hay 2 estilos distintos de pintura china, en los cuales fui educado.

Hay un enfoque meticuloso y de trazo fino conocido como "gong bi" (traducido libremente como "pincel detallado"). Puede ver algunas de estas pinturas en museos y galerías de arte, donde cada detalle está pintado con pinceles finos y generalmente son coloridos, y las pinturas tienen una expresión más literal.

Ejemplo: pintura de estilo Gongbi (Gu Hongzhong, siglo X)

Hay otro, conocido como "shui mo" (traducido libremente como "agua y tinta"), o "xie yi" (traducido libremente como "estilo libre"), que es un enfoque libre, expresivo, audaz y de trazos amplios, donde el las pinturas tienden a ser más figurativas. Los colores tienden a ser más claros.

Ejemplo: pintura de estilo Xieyi (Xu Beihong, siglo XX)

Tengo una preferencia personal por el enfoque “xie yi”, porque soy expresivo y audaz, y no me importa demasiado dedicar más tiempo que comunicar una idea. Con el enfoque "xie yi", podría pintar fácilmente lo que espero transmitir, con trazos amplios y audaces con pinceles gruesos y audaces, con los trazos y las sombras suficientes para darle al espectador espacio mental y latitud, dándole la propiedad de lo que desearía. percibir de la pintura. Eso sí, el enfoque "xie yi" no es arte abstracto. Es un enfoque audaz y minimalista para comunicar una idea visual.

Entonces, ¿qué tiene que ver la pintura “xie yi” con la marca y el marketing? En mi humilde opinión, mucho, especialmente hoy en día, donde el tiempo es un bien preciado y la capacidad de atención de las personas puede ser muy corta.

Hay un proverbio chino, “hua she tian zu”, o “dibujar las patas de una serpiente”, que se puede traducir como hacer cosas redundantes que no tienen ningún valor para nada.

Asimismo, en branding y marketing, en ocasiones debemos velar por nosotros mismos, y por los miembros de nuestro equipo, para que ninguno de nosotros haga más de lo necesario para comunicar bien una idea.

La analogía se puede ver en los mejores diseños minimalistas del mundo moderno, como Apple. Macs y dispositivos iOS, Audi automóviles, Nikon 1 cámaras, Nespresso cafeteras, la nueva Microsoft Windows 8, y así. Todos estos productos tienen líneas limpias y minimalistas sin detalles ajenos que son redundantes para distraer el flujo visual de los productos, con la ergonomía por excelencia.

Entonces, cuando se trata de la marca, necesitamos definir y refinar nuestra marca a los fundamentos básicos, el de comunicar de manera muy sucinta lo que representamos. Esto significaría nuestro logotipo, nuestra identidad visual, los diseños de nuestros productos, etc. Transforma nuestra marca en algo icónico. Por ejemplo, el primer logotipo de Apple era una ilustración bastante compleja y no era exactamente lo que yo consideraría un diseño icónico. El logo de Apple pasó por varias iteraciones (¿recuerdas la versión arcoíris, verdad?), Antes de llegar a la manzana monocromática con una hoja y una esquina mordida. Es tan clásico e icónico como puede ser un logotipo.

En cuanto a la comercialización, se aplican las mismas reglas. Piense en cómo pueden ser sus programas y campañas de marketing, y luego reduzca a los fundamentos básicos que comunicarían bien su mensaje clave. Sigue refinando, sigue pensando, sigue siendo duro con tus propios desarrollos hasta que puedas llamarlo "fundamental" o incluso "icónico". Los chinos tenemos un dicho, "el trabajo lento y constante produce el mejor trabajo".

Que tu marca y tus campañas de marketing alcancen nuevas alturas, con las ideas y expresiones más simples y elegantes.