Cuando se dice la verdad, es exactamente eso: la verdad. Ninguna cantidad de golpes contra él lo hará desaparecer, ni sería menos cierto. Por el contrario, una mentira dicha de cientos de formas "hermosas" diferentes seguirá siendo solo una mentira, e incluso si puedes estafar a cien personas, tu mentira eventualmente será expuesta. La publicidad de boca en boca es un medio poderoso, y en la era de la Internet instantánea, la publicidad de boca en boca a través de correo electrónico o foros en línea puede dañar la reputación de su marca instantáneamente, SI miente.

Algunos consultores y autores abogan por una mentalidad de guerrilla, que implica una técnica de venta explosiva (no consistente), táctica (no estratégica) y orientada a resultados (no duradera). Sin embargo, algunos ejecutivos y empresarios pueden extrapolar la venta de guerrilla para incluir todas las demás actividades funcionales, incluida la marca.

La venta puede ser de tipo guerrilla o de proceso (lo que significa coherente, estratégica, a largo plazo). Pero la marca es muy diferente de la venta porque se enfoca en cambios de mentalidad y busca crear una impresión duradera en prospectos y clientes, garantizando así ingresos a largo plazo y, a su vez, ganancias. Por lo tanto, la marca no debe ser como una guerrilla.

Si la mentalidad de la marca es a corto plazo, algunos empresarios y ejecutivos pueden tomar el camino correcto y descuidar las prácticas éticas. En tales casos, caminar por la delgada línea entre la legalidad y la ética puede resultar complicado, y pueden ocurrir cruces involuntarios (o eventualmente intencionales) hacia el lado oscuro. Si nadie se da cuenta, entonces la marca y la organización pueden continuar su viaje ilesas. Pero en la era de Internet, donde las filtraciones de información pueden ser frecuentes y omnipresentes, un periodista curioso solo necesita unos minutos para decir la verdad. El desastre publicitario puede causar estragos en la marca y arruinar la base que le costó construir sudor y sangre.

La pregunta clave que debe hacerse es, por lo tanto, si la marca es un viaje a tan largo plazo, ¿vale la pena arriesgarse a su desaparición tomando atajos o pensando en el corto plazo?

A la inversa, también es importante reconocer que la marca, aunque importante, es solo una faceta de toda una organización o empresa. Ninguna cantidad de branding adecuada puede funcionar si las personas dentro de la organización no están impulsadas o capacitadas adecuadamente. La marca tampoco puede funcionar contra la corriente de una organización dirigida por líderes mediocres. El núcleo y el espíritu del negocio se encuentran en sus líderes y su gente. Sin un buen grupo de personas detrás de una marca, ninguna cantidad de marca superficial o artificial funcionará. Es similar a tener logotipos elegantes, tarjetas de presentación y material de oficina, pero su negocio no es más que un caparazón hueco sin sustancia. No llegarás muy lejos.

Entonces, el núcleo de la marca, más allá de decir la verdad, es ser fiel a uno mismo.

Estos son algunos escritos que hicimos en 2003 (publicados como “DotZen”, un libro de bolsillo que fue ampliamente publicitado), y extrajimos algunos que aún son relevantes hoy en las áreas de marca, marketing, ventas, publicidad y mejoramiento empresarial. Si encontramos algún tiempo fuera del de ayudar a nuestros clientes a crecer y descansar, intentaremos escribir un poco más.

Copyright © 2003 Seamus Phan y Ter Hui Peng. Todos los derechos reservados.

Dr Seamus Phan es el director de tecnología y jefe de contenido de McGallen & Bolden. Es experto en tecnología, estrategia, branding, marketing, capacitación en liderazgo y manejo de crisis. Este artículo puede aparecer simultáneamente en su blog. Conectarse LinkedIn. © 1984-2020 Seamus Phan et al. Todos los derechos reservados.